Ascender un Tresmil en verano: material necesario y recomendaciones

Pels en la Aiguille Rochefort
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Sobre el autor de este artículo

Antonio García-Saúco, Pels para los amigos, es un entusiasta de la actividad física al aire libre. Práctica diversas modalidades de montaña desde hace casi 30 años: senderismo, escalada, alpinismo, esquí de montaña… habiendo ascendido montañas por toda la geografía española y Alpes.

Es Técnico en Conducción de Actividades Físico-deportivas en el Medio Natural (TCAF), y Técnico Deportivo en Montaña y Escalada Nivel I.

Índice de contenidos

Equipo alpinismo ascender tresmiles
Ascendiendo hacia el Perdiguero

Introducción

Subir tresmiles (en Pirineos, Sierra Nevada u otras localizaciones) puede ser una magnífica experiencia en la que disfrutar de la naturaleza, paisajes, compañeros, etc. Pero hay que ser consciente de que se trata de una actividad de alta montaña que hay que emprender con la debida preparación. Si estás preparado sal y disfruta de la montaña, en caso contrario fórmate o contrata los servicios de un guía de montaña.

En este artículo voy a escribir sobre el material necesario para realizar la ascensión al Aneto por su ruta normal en época estival. Una actividad de alpinismo sencilla y al alcance de la mayoría de senderistas que tengan ganas de dar un paso más en su afición por la montaña. Pero mucho ojo, aunque se trata de una actividad de iniciación al alpinismo, conviene no subestimar esta montaña de 3.404 metros, la más alta de Pirineos, que insisto hay que visitar con la adecuada preparación física y técnica.

El montañismo o alpinismo, es un término que aglutina un montón de disciplinas. Se puede decir que es la actividad que consiste en realizar ascensiones a montañas.

Aunque acertada, la definición abarca un grandísimo abanico de posibilidades. Desde una corta excursión estival, hasta la escalada en mixto de una afilada arista durante varios días de autosuficiencia en riguroso invierno (por citar dos posibles escenarios).

Evidentemente el material para una y otra difiere mucho. Así pues, como he dicho algo más arriba, me voy a centrar en la ascensión al Aneto por su ruta normal en época estival, una actividad que incluye otras muchas, ya que el material para ascender el Aneto es el mismo (o muy parecido) que usaremos en otras montañas similares como el Posets, Perdiguero, Monte Perdido, Pica d’Estats, Mulhacén, Alcazaba y otras muchas, siempre por su ruta normal y en época estival.

Vamos a ello.

Pels en la Aiguille Rochefort
Pels, autor de este artículo, en la cumbre de la Aiguille Rochefort.

El equipo necesario para subir el Aneto en verano

Tanto el Aneto como el resto de picos a los que me he referido se pueden, o bien realizar en una larga jornada, o en dos haciendo noche en un refugio guardado. Así pues voy a excluir de esta lista material de vivac e infiernillos. Únicamente hay que tener en cuenta que para dormir en un refugio guardado es obligatorio llevar un ligero saco sábana.

Mochila

Una mochila de las denominadas de ataque con una capacidad de hasta 30 litros, es suficiente para portear todo lo que vamos a necesitar durante la jornada de ascensión a cumbre.

Probablemente la espalda es el elemento más importante ya que determinará el modo de llevarla y su nivel de comodidad. Para mochilas de este tamaño existen dos posibilidades:

  • Espalda almohadillada. Aunque se trata del sistema más simple, el almohadillado proporciona comodidad, una mínima base y resulta ideal por su escaso peso.
  • Espalda reforzada y/o preformada. Evita que se castigue la espalda y que la mochila se deforme bajo el peso de los objetos que contiene. Además, permite descargar parte del peso de los hombros en la cadera y garantiza una carga cómoda y segura. La estructura suele estar fabricada, o bien en material sintético de alta densidad, o en metal.

En mochilas grandes es posible regular la altura de la armadura, lo que garantiza una perfecta adaptación a la espalda del alpinista. Sin embargo, estos sistemas no se usan en mochilas de ataque.

Lo que sí encontramos incluso en mochilas pequeñas, es el cinturón ventral, cuya función es doble. Por una parte mantiene la mochila firme en la espalda impidiendo desequilibrios, y por otra, reparte la carga de forma que ésta no se asiente únicamente sobre los hombros. En general, suelen estar elaboradas, al igual que los hombros, con espuma de poliuretano de distintas densidades, aunque existen multitud de variantes para conseguir que sean cómodos y eficaces.

Por último, es importante que la mochila tenga al menos una cinta portapiolets, ya que el piolet es un elemento de seguridad imprescindible para cruzar el glaciar y nos acompañará durante la excursión.

Trekking Estany Besiberri
Estany Besiberri

Vestimenta

La ropa se encarga de aislar nuestro cuerpo de los agentes atmosféricos. Debe proteger del viento, lluvia o nieve, y además evacuar la humedad de la transpiración.

También tiene que ser ligera, cómoda y no irritar la piel.

Teoría de capas

La experiencia demuestra que es mejor llevar varias capas finas que una gruesa. No sólo por la creación de barreras térmicas, debido al aire entre las capas, sino porque además es un sistema polivalente que permite poner o quitar prendas según las necesidades. Siguiendo el sistema de capas, se puede adecuar el tipo de ropa a cualquier fin.

La estructura de capas es la siguiente:

  • Primera capa, prendas interiores. Encargadas de mantener seca la piel evacuando el sudor y la humedad. Deben ser agradables al tacto y antialérgicas.
  • Segunda capa, prendas intermedias. Su función principal es el aislamiento térmico, es decir, mantener el calor. Es importante que permitan libertad de movimientos.
  • Tercera capa, prendas exteriores. Nos protegen del rigor exterior (viento, humedad, lluvia o nieve). Lo más importante es que sean  impermeables y transpirables. Suelen estar confeccionadas con algún tipo de membrana.
  • Chaqueta de plumas o de relleno sintético. Es el complemento ideal a la tercera capa, perfecto para estar a gusto en los momentos de descanso. No todo el mundo lo incluye en la mochila por el peso extra que supone. Sin embargo voy a contar una anécdota vivida en primera persona que ilustra la importancia que puede tener llevar un plumífero: hace años, después de realizar la escalada invernal de la Gran Diagonal al Peña Telera con un amigo, y a consecuencia de una serie de malas decisiones, tuvimos que improvisar un vivac de fortuna con lo que llevábamos en la mochila de ataque. Por la noche la temperatura se desplomó hasta los -14°C, y fue gracias a que había echado el plumífero que no tuvo mayores consecuencias. Desde ese día nunca falta en mi mochila.

Protección de la cabeza

Casi el 40% del calor corporal se pierde por la cabeza. Un gorro fino de polipropileno o de forro polar con o sin membrana es lo más adecuado. 

Además es importante llevar una gorra para protegerse del sol que a mucha altitud pega con fuerza y puede provocar insolación.

Conviene recordar que las prendas de montaña pierden sus propiedades con cada lavado, por lo que es recomendable hacerlo con detergentes para prendas delicadas y siguiendo las indicaciones del fabricante.

Alpinismo ascender tresmil en verano
Vistas desde Puerto de la Pez

Calzado

El calzado de alpinismo tiene que proteger los pies del frío, minimizar el riesgo de lesiones y proporcionar un contacto seguro con el suelo. Debe ser ligero, robusto, impermeable y de calidad, ya que es nuestra garantía para progresar cómodos y seguros.

Más allá de los 2.500 metros las condiciones pueden ser rigurosas y el empleo de crampones necesario. En la ruta a la que hago referencia, imprescindibles ya que hay que cruzar un glaciar. Por tanto las botas rígidas, que son las que mejor se adaptan a los crampones, son las adecuadas. 

Respecto a la altura de la caña, la alta tiene la ventaja de que protege el tobillo, conserva el calor y evita la entrada de humedad y objetos no deseados. La caña baja ofrece más movilidad y ligereza a costa de no proteger el tobillo. Aunque la elección es personal, recomiendo las de caña alta.

A la hora de escoger la bota ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Elegir la talla correcta. Es más importante elegir una bota que se adapte bien a la horma del pie en nuestra talla, que tener el calzado de moda. De lo contrario nos veremos expuestos a la formación de ampollas en el talón durante las ascensiones, si son grandes, o el ennegrecimiento de las uñas en los descensos, si son pequeñas. Hay que probarselas con un calcetín de grosor similar al que pensamos emplear durante la actividad. 
  • La bota debe sujetar correctamente el talón, evitando movimientos dentro de la misma. 
  • La amortiguación aumentará el confort, disminuirá el estrés de la columna vertebral y el desgaste articular de las rodillas. 
  • La suela debe combinar resistencia con adherencia.
  • La plantilla debe ser cómoda, absorbente y de sencilla extracción para su lavado y secado. 

Aunque es recomendable escoger una bota con membrana impermeable y transpirable, hay que recordar que la impermeabilidad es una propiedad que, debido a la flexión de la bota y la arenilla que se va colando por las costuras, se va perdiendo.

También se pierde la transpirabilidad, ya que el sudor y la suciedad van poco a poco taponando el poro e impidiendo el paso del vapor de agua. 

Resumiendo, la membrana al cabo de un tiempo acaba perdiendo propiedades e incluso en ocasiones rasgandose. De todas formas, estos dos problemas no se producen inmediatamente y la bota suele dar buen resultado durante un tiempo más o menos prolongado.

Calcetines

Tan importantes como el propio calzado. Deben ajustar bien al pie sin comprimirlo ni formar arrugas. Cualquier desgaste o un excesivo grosor conlleva la aparición de rozaduras y ampollas. 

Lo que nos interesa de los calcetines es que absorban poca humedad, sequen rápido y sean confortables.

Dependiendo de lo frioleros que seamos, pueden tener una composición con un porcentaje de lana.

Material ascender tresmiles
Vuelta al Barranc de Sotllo

Crampones y piolet

En la ruta normal al Aneto por cualquiera de sus vertientes hay que cruzar el glaciar del mismo nombre por lo que crampones y piolet son imprescindibles. Sin embargo para otras de las otras montañas que he citado, dependiendo del estado del terreno, no son siempre necesarios.

Para saber con seguridad si los vamos a necesitar, lo mejor es llamar al refugio guardado más cercano. El guarda nos dará la información relativa al estado de la montaña y a la necesidad o no de llevarlos.

Pero ojo, tan importante como llevarlos es saber usarlos. La mayoría de los accidentes en el Aneto se producen cuando personas con experiencia insuficiente o muy cansadas se enfrentan al glaciar. Es imprescindible conocer las técnicas de progresión y detención, y para hacerlo lo mejor es hacer un curso de alpinismo. Federaciones de montaña y guías titulados son los encargados de impartirlos.

Gafas de sol

Los ojos deben estar a salvo de las radiaciones solares y para ello es imprescindible utilizar gafas de sol cuyos cristales absorban los rayos ultravioletas e infrarrojos. Además deben tener protecciones laterales.

Los rayos ultravioletas son los más perjudiciales para el ojo humano ya que pueden llegar a dañar la córnea, y a la larga provocar cataratas.

Los infrarrojos producen calor y son peligrosos a gran altura o cerca de una fuente de calor. Hay que evitar toda exposición a estos rayos en altura.

Los rayos visibles se perciben bajo forma de colores y en caso de fuerte intensidad pueden provocar deslumbramiento. La absorción parcial de estos rayos responde más a una necesidad de comodidad que a una verdadera protección.

Protección solar

Se estima que en montaña por cada 300 metros que ascendemos, la radiación ultravioleta que recibimos incrementa un 4-5%. Además, si caminamos sobre la nieve, esta refleja el 90% de la radiación que recibe.

Por este motivo la piel y los labios se deben proteger con crema solar y barra labial de un alto factor de protección. 

Alpinismo ascender tresmil en verano
Niebla en el ascenso a La Munia

Medios de orientación

La realidad de montañas como el Aneto, Posets, Mulhacén y similares (en época estival), es que cada día suben a su cumbre decenas de personas, y basta con seguir la hilera para llegar a la cima.

Sin embargo los imprevistos surgen y hay que estar preparados para ello. 

La primera vez que ascendí el Aneto lo hice con un amigo de la infancia. Antes de subir a cumbre pasamos por la Maladeta (un tres mil aledaño), y debido al tiempo empleado subiendo esta otra montaña, cuando llegamos al Aneto, a pesar de estar en pleno mes de agosto, no quedaba nadie, todo el mundo estaba bajando. Mi amigo y yo, muy emocionados disfrutando de la cumbre en completa soledad, alargamos la estancia algo más de la cuenta. Además, por hacer la ruta algo más variada descendimos dirección Aigualluts por el Ibón del Salterillo (está no es la bajada normal), y ocurrió lo que suele pasar en Pirineos en las tardes de verano. Cayó una brutal tromba de agua. La tormenta fue especialmente fuerte y se llevó por delante un puente de madera que teníamos que cruzar. 

El agua bajaba con una fuerza tremenda y no veíamos posibilidad de cruzar. Fue gracias a un mapa (que llevaba protegido con una bolsa transparente), que pudimos buscar una alternativa a la ruta que habíamos previsto. En aquella época no disponíamos de GPS, de hecho no sé si alguien los usaba en montaña.

Cuento esta anécdota para ilustrar la importancia de llevar mapa y la brújula, y por supuesto saber usarlos.

Obviamente el GPS con su track es otro elemento que no debe faltar en el equipo del alpinista, pero no hay que olvidar, que los GPS son elementos electrónicos cuya batería, más aún con el frío, es limitada y no sabemos cuándo puede fallar. Así pues además del GPS, hay que llevar mapa y brújula.

Por último, no está de más llevar alguna reseña escrita con información relativa a la ruta.

Prados Troumouse
Prados Troumouse

Botiquín

Aunque sea muy básico es conveniente llevar un botiquín. 

Sin pretender curar grandes traumatismos, lo cierto es que unos apósitos, gasas, desinfectante y alguna pomada alivian de manera eficaz pequeñas heridas.

Los hay pequeños y ligeros que aún llevando lo imprescindible, nos pueden sacar de más de un apuro y ayudar a solucionar pequeños pero incómodos imprevistos.

Algún medicamento (analgésicos, aspirinas, colirio…) lo termina de completar. ¡Ojo! Los medicamentos son de uso personal: sólo un médico los puede prescribir. Esto significa que cada uno debe llevar los suyos.

Recuerda siempre incluir los prospectos de todos los medicamentos o un resumen de sus indicaciones y dosis y no olvides renovarlos periódicamente y revisar las fechas de caducidad.

Manta de Supervivencia

La manta de supervivencia es un artículo imprescindible en el botiquín de todo alpinista. 

Su misión es mitigar las condiciones climáticas a las que puede estar expuesta una persona en caso de encontrarse en riesgo de presentar un episodio de hipertermia o de insolación, ya que aumentan el aislamiento térmico. Las más ligeras son de un solo uso, apenas ocupan espacio y pesan muy poco.

Cada una de sus caras es de un color: dorado y plateado. La cara dorada en el exterior permite combatir posibles hipotermias, conserva la temperatura corporal y protege del viento y la humedad. Además, el color dorado absorbe la energía del sol lo que permite que la persona reciba una fuente extra de calor.

En caso de insolación o para resguardarse de los rayos del sol y mantenerse fresco, la cara plateada debe estar en el exterior.

Además en caso de pérdida, la manta se puede emplear como un sistema de aviso, ya que los rayos del sol al entrar en contacto con su superficie generan un conjunto de reflexiones que permite su avistamiento desde un helicóptero de búsqueda.

Linterna frontal

En una actividad de alpinismo es imprescindible. Muy útil a primera hora de la mañana ya que lo habitual es comenzar antes del amanecer. También si la jornada se alarga más de la cuenta y nos vemos sorprendidos por la oscuridad. 

Es importante señalar que la batería de la misma debe estar cargada y que conviene llevar una de recambio.

Otros objetos recomendables

El teléfono móvil con batería cargada y en modo avión debe acompañarnos siempre, aunque lo utilizaremos solo en caso de emergencia.

También hay que llevar documentación y en caso de tenerla, la tarjeta federativa.

Por último dejo un listado de otros elementos que sin ser imprescindibles, puede venir bien incluir en nuestra mochila: 

  • Palos de trekking. En caso de llevarlos habrá que preveer un lugar en la mochila donde transportarlos cuando no los necesitemos.
  • Guantes finos.
  • Pastillas de glucosa para casos de agotamiento.
  • Pastillas para potabilizar el agua. Aunque lo habitual es llevar todo el agua que vamos a necesitar, en ocasiones es posible que al pasar por un arroyo queramos repostar. En este caso es importante potabilizar el agua, ya que por muy cristalina que esté, puede tener bacterias o parásitos. Te recomiendo este completo artículo de Aristasur sobre cómo recoger, purificar y potabilizar agua en la montaña.
  • Sales minerales. En caso de coger agua de la montaña ésta contiene muy pocas sales y conviene añadirlas para evitar deshidratación.
  • Silbato.
  • Navaja.
  • Cordino de unos 20 metros. Puede tener múltiples usos, como por ejemplo montar un pasamanos. Basta con uno para todo el grupo.
Escalada Comaloforno
Pels, en el Pic de Comaloforno

Consideraciones finales

Con todo lo hasta aquí citado tenemos el material que necesitamos para ascender no solo el Aneto, sino a la mayoría de los tresmiles de Pirineos y Sierra Nevada en época estival.

Pero además necesitamos una buena forma física y los conocimientos técnicos que un curso de alpinismo proporciona.

Por último, durante la jornada de ascensión a cumbre, es importante no bajar la guardia y tomar las decisiones correctas. Si por cualquier motivo la cosa se tuerce hay que saber darse la vuelta, la montaña siempre va a estar ahí y podemos volver a visitarla en otro momento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.